EnfermerasSaludables Blog

NUESTRA CONCLUSIÓN

Escrito por enfermerassaludables 24-04-2018 en Nutrición y dietética. Comentarios (0)

En nuestra muestra parece que no hay una relación directa entre el aumento de peso y las bebidas industrializadas, en este caso no se ha tenido en cuenta más comidas azucaradas ni su actividad física, por lo que podemos concluir que el consumo de bebidas industrializadas es independiente del peso.  


Los resultados obtenidos no son acordes a la hipótesis inicial, ya que se planteaba que la actividad física estaba relacionada con los hábitos alimenticios, pensando que aquellos individuos que tenían buenos hábitos de actividades físicas serían los que peores hábitos alimenticios. A través de las pruebas realizadas podemos observar que esto no sucede así, ya que en ambos grupos que realizan actividad física intensa o moderada hay mucha tendencia a tener malos hábitos alimenticios, ya que hemos observado que aquellas personas no sedentarias también tienen malos hábitos alimenticios.

Que no se haya cumplido la primera hipótesis ha podido ser causa de ciertas limitaciones del estudio, podemos creer que es difícil medir las raciones de comida por semana, aunque la encuesta fue de forma anónima y se intentó que todos los individuos contestaran de forma más sincera posible. Puede ser que para este tipo de estudio hubiéramos tenido que recoger más datos que nos permitieran hacer estadística inferencial ya que la mayor parte de nuestras variables eran cualitativas. Además, el bajo espacio muestral, el hecho de que las muestras no hayan sido tomadas en el mismo lugar, y la diferencia en número de individuos sedentarios y no sedentarios pueden haber influido en la baja relación de causa entre las variables.

Quizás el problema sea que los jóvenes no siguen unos buenos hábitos alimenticios porque no se les ha educado para ello, y por eso no existe una relación entre la actividad física y los hábitos alimentarios.

¿Tienen los jóvenes malos hábitos alimenticios debido a la sociedad?

¿Crees que tus hábitos alimentarios son buenos?

ÍNDICE DE MASA CORPORAL

Escrito por enfermerassaludables 24-04-2018 en Nutrición y dietética. Comentarios (0)

imc.png

En la encuesta realizada se recogieron datos sobre el sexo, altura y peso para poder calcular el Índice de Masa Corporal. Dicho índice se calcula de una fórmula que es: IMC= Peso (kg)/ Altura (m2).

A través de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) hemos establecido una relación entre el IMC y la alimentación. La SEEDO nos aporta los siguientes valores para el IMC: (1)

tabla-imc.png

En función de los valores de IMC de nuestra muestra, establecimos 5 intervalos que van desde el peso insuficiente hasta la obesidad tipo I, y comparamos a los hombres con las mujeres para saber cuál de los dos tenía mayor probabilidad y menor sobrepeso y normopeso.

Observamos que el 77,3% de las mujeres se encuentran en un peso normal frente al 88,2% de los hombres. Sin embargo, los hombres presentan un 5,9% de sobrepeso de grado 1. Las mujeres, por el contrario, tienen tendencia a tener peso insuficiente con el 15,2% de los datos. Por lo cual, la muestra nos refleja que lo normal es que haya normopeso.

Estos datos se observan bien en el siguiente gráfico, donde se comparan los hombres y mujeres y su masa corporal.


Referencia bibliográfica:

(1) Tabla 1. SEEDO - Cálculo IMC [Internet]. Seedo.es [citado 24 de abril de 2018]. Disponible en: https://www.seedo.es/index.php/pacientes/calculo-imc

¿BUENA ALIMENTACIÓN?

Escrito por enfermerassaludables 24-04-2018 en Nutrición y dietética. Comentarios (0)

comida.jpg


Al igual que hemos clasificado la actividad física, procedemos también a clasificar la alimentación.

Para clasificar los alimentos, consideramos llevar una buena dieta mediterránea. ¿Y por qué? Nos hemos basado en una revisión sistemática de la evidencia actual sobre los beneficios de la dieta mediterránea de salud (2). Nos dice que se ha demostrado con mucha evidencia científica que la dieta mediterránea es uno de los mejores patrones dietarios debido a sus beneficios en la salud humana. 

Dado esto, consideramos que una buena adherencia a la dieta mediterránea será buena para la salud y a través de la SEEDO (1) (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), que establece puntos positivos según sea la adherencia a la dieta mediterránea (3). Así, hemos establecido un rango de puntos para clasificar a adherencia a la dieta mediterránea en función de los alimentos que se consume semanalmente, de tal forma que:

 alimento-tabla.png

De esta manera, los sujetos que obtienen menos de 3 puntos pasarán a ser considerados como poco adherentes a la dieta mediterránea, lo que sería un mal hábito alimenticio. Aquellos sujetos, por el contrario, que obtengan una puntuación de 3 o más sí que serán adherentes a la dieta mediterránea y por lo tanto tendrán un bue hábito alimenticio.

Debido a que una revisión sistemática sobre los azúcares diarios consumidos y el peso nos dice que el consumo de azúcar determina el peso de los individuos hemos relacionado el peso con el consumo de bebidas y bollería industrial. Consideramos que aquellos individuos que consumen menos o igual de 3 días por semana bebidas industrializadas se les considerarán como individuos que consumen poco azúcar y aquellos que consumen más de 3 días por semana bebidas industrializadas se considerará que  consumen más azúcar.

grafico-bebidas.png

A partir del gráfico anterior observamos que en nuestra muestra aquellas personas con un peso entre 60 - 65 kg son las que más bebidas industrializadas beben, frente a aquellas entre 40-45kg. En nuestra muestra la mediana de bebidas industrializadas es de 2-3 bebidas a la semana, solo el 15,8% de los individuos lo beben 7 días a la semana y el 17,8% lo beben de 4-6 veces por semana.

Estos datos no serán lo suficientemente ciertos ya que a partir de únicamente bebidas industrializadas no podemos medir la cantidad de azúcar que ingieren lo individuos.

Referencias bibliográficas: 

(1) Grao-Cruces ANA, Fernández-Martínez A, Porcel-Gálvez A-M, Moral-García J-E, Martínez-López EJ. Adherencia a La Dieta Mediterránea En Adolescentes Rurales Y Urbanos del sur de España, satisfacción con la vida, antropometría y actividades físicas sedentarias. Nutrición Hospitalaria. 1 de julio de 2013;(4):1129–1135. Disponible en: http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/6486.pdf

(2) Dussaillant C, Echeverría G, Urquiaga I, Velasco N, Rigotti A. Evidencia actual sobre los beneficios de la dieta mediterránea en salud. Revista médica de Chile. agosto de 2016;144(8):1044-52. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.phpscript=sci_arttext&pid=S0034-98872016000800012

(3) SEEDO - Dieta mediterránea [Internet]. Seedo.es. [citado 24 de abril de 2018]. Disponible en: https://www.seedo.es/index.php/pacientes/dieta-mediterranea

¿JÓVENES SEDENTARIOS?

Escrito por enfermerassaludables 24-04-2018 en Nutrición y dietética. Comentarios (0)

Para comenzar a analizar la relación sedentarismo-alimentación, debemos saber los valores de actividad física considerados como altos/buenos y bajos/malos. Es decir, cuánto tiempo de ejercicio físico realizado corresponde con una actividad física intensa/moderada y cuánto tiempo corresponde con un hábito sedentario.

duda.jpg

Hemos considerado que dedicar menos de 1h/día a realizar ejercicio físico significa llevar un estilo de vida sedentario. Por tanto, 1h/día o más dedicada al ejercicio físico se corresponde con ejercicio físico normal. Considerarlo de tal forma ha sido gracias a la revisión de Estévez López y colaboradores (1), que consideran 150 minutos de actividad física moderada a la semana como los valores normales, lo que serían 30 minutos al día de actividad física.

ejercicio.jpg


En nuestra muestra hemos obtenido que 66 individuos sigue unos buenos hábitos de actividad física, de los cuales el 60% tienen una mala alimentación frente al 39% de los que tienen una buena alimentación. Haciendo una comparación con el grupo sedentario que tiene 34 individuos, de los cuales 44,1% tiene una mala alimentación y el 55,9% tiene una buena alimentación. (2) (3)


Referencias bibliográficas:

(1) Estévez-López F, Tercedor P, Delgado-Fernández M. Recomendaciones de actividad física para adultos sanos. Journal SHR 2012 Marzo; (3):233-244. Disponible en: http://guiastematicas.bibliotecas.uc.cl/normasvancouver/impreso/articulorevista

(2) Cancela Carral José María, Ayán Pérez Carlos. Prevalencia y relación entre el nivel de actividad física y las actitudes alimenticias anómalas en estudiantes universitarias españolas de ciencias de la salud y la educación. Rev. Esp. Salud Publica  [Internet]. 2011  Oct [citado  2018  Mar  19] ;  85( 5 ): 499-505. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272011000500009&lng=es.

(3) Lavielle-Sotomayor P, Pineda-Aquino V, Jáuregui-Jiménez O, Castillo-Trejo M. Actividad física y sedentarismo: Determinantes sociodemográficos, familiares y su impacto en la salud del adolescente. Rev salud pública, Rev salud pública. abril de 2014;16:161-72. Disponible en: https://www.scielosp.org/pdf/rsap/v16n2/v16n2a01.pdf

ANALIZANDO DATOS...

Escrito por enfermerassaludables 24-04-2018 en Nutrición y dietética. Comentarios (0)

Para analizar los datos hemos estudiado la estadística descriptiva de nuestra muestra para saber las medidas de tendencia central (valores respecto a los cuales los datos muestran tendencia a agruparse) tales como la media, mediana y moda. Con tablas de frecuencias agrupamos los datos que vamos a comparar.

Pero no solo usamos estadística descriptiva, sino que además emplearemos la estadística inferencial para predecir si nuestra idea inicial es correcta o no. Con la prueba de Chi-Cuadrado y a través de los valores previamente establecidos, se han coparado varias variables para bservar si entre ellas existe relacion o no.

Trabajando con estadística inferencial establecemos una confianza del 95%.

Se trabaja con el programa SPSS versión IBM SPSS estatistics 22 para realizar todos los análisis de datos.